Cómo podar una morera

()

La morera es un tipo de árbol que puede llegar a alcanzar una altura de hasta 15m de altura, y su habitad original es en las zonas templadas del centro y este de Asia, pero también es muy cultivado en América y Europa.  Además de ser de tipo ornamental en parques, paseos y calles, también es cultivado para alimentar con sus hojas a los gusanos de seda.

Sus cuidados dependerán de dónde se encuentren situados, en el caso de los jardines o recintos de este tipo se recomienda podarlos de manera anual, más que todo para mantener su forma.

como podar morera

Época de poda de la morera

En caso de que la poda se lleve a cabo en plena etapa de crecimiento, es recomendable que hagas la poda entre abril y agosto para eliminar las ramas fuera de lugar, pudiendo clasificarse como una pode de mantenimiento o limpieza. Mientras que la poda que hagamos por la pérdida de hojas, es la que se denomina como poda verdadera, que tiene lugar entre los meses de diciembre y febrero, cuando el invierno está en su esplendor, que es cuando la morera se encuentran en un estado de hibernación y se le han caído las hojas en totalidad, lo que significa que ya ha guardado lo que necesitaba en el tronco y las ramas.

Este árbol no es muy delicado, por ello, podemos realizarla en cualquier época del año, exceptuando primavera.

¿Qué necesitas para podar una morera?

Para realizas las podas, deberás hacerte con unas buenas tijeras o una sierra de mano para las ramas de menor tamaño, y, una motosierra para las más gruesas. Lo relevante es que puedas hacer cortes limpios con tus herramientas, evitando desgarrar el área.

¿Cómo podar moreras?

Una vez que aseguremos que no desgarraremos el área por utensilios en mal estado, procederemos a hacer los cortes, junto a las ramas de estructura, que son aquellas próximas al tronco principal, las cuales aumentan su grosor con el transcurrir de los anos, hasta crear unos muñones. Estos muñones abren una nueva posibilidad a cortarlos para renovarlos, ya que este árbol es uno de los más vigorosos. Además, no debemos dejar de lado la poda que permite que la mayoría de nuestros cultivos se desarrollen: la poda limpieza, que básicamente se encarga de eliminar ramas rotas, secas o enfermas, que ya no aportan nada al desarrollo de la morera.

¿Cómo podar una morera joven?

En los primer años de vida de una morera debe atravesar por lo que conocemos como “poda de formación”, que hacen posible la definición de las ramas que un futuro formaran el esqueleto del árbol. Una vez que formemos el árbol debes realizar podas de limpieza y dependiendo de tu objetivo puedes dejar crecer la copa sin limitaciones, sólo deshaciéndote de ramas en mal estado, que no sean estéticas o que estén al borde del colapso y puedan caer.

Otra forma distinta de mantener la morera es en aquellos casos donde la queremos para proporcionar sombra o se encuentra creciendo en un bosque o jardín varias de ellas. Todo esto significa que la copa debe moldearse de forma específica, siendo quizás, la poda anual, la mejor opción. Aquí no importara dónde podes, si no cortas ningún área del tronco y mantengas más de 4 ramas a10cm del tronco.

tipos de poda de la morera

Poda de fructificación de la morera

Esta poda la realizamos buscando establecer cuáles serán nuestras ramas productivas destacadas, dónde podaremos los chupones de agua y recortaremos un poco las ramas. Es de suma importancia que escojamos ramas que no cuenten con demasiada inclinación pues el peso del fruto puede hacer que se quiebren. Las ramas escogidas deben de ser de 3 a 4.

¿Cómo podar una morera adulta?

Las podas de las moreras adultas suelen ser de mantenimiento, es decir, son aquellas que se encargan de eliminar ramas indeseadas. Con cierta frecuencia, sometemos al árbol a podas de rejuvenecimiento para que rebrote con mayor vigor. Recalquemos que lo ideal es podarlas en invierno, cuando se encuentra en el receso vegetal, sin embargo puedes hacer pequeños retoque en otros meses del año. También puedes incluir podas en verde.

Poda de producción de la morera

Consiste en explotar la luz solar que es atrapada por la copa, cuando el árbol se encuentra en su etapa productiva, progresando en la calidad y cantidad del fruto. Todo esto se logra despejando la parte interna del árbol, eliminando las ramas poco productivas, esperado que crezcan nuevas ramas allí, así como las que crecen hacia dentro del árbol. Con esto solo se busca optimizar el rendimiento de la morera.

 Poda de rejuvenecimiento de la morera

La poda que mencionamos anteriormente, donde nos encargamos de remover los muñones de forma anual, es lo que conocemos como “poda de rejuvenecimiento”. Lo que se espera es que la hagamos cada 4 o 6 años, distribuyendo dichos cortes de manera tal que, en algún momento,  se lleguen a podar todas las ramas para así, recuperar su estructura por completo.

Otra forma de contribuir a rejuvenecer nuestras moreras es cortando la planta al ras del suelo, lo cual promoverá la aparición de numerosos rebrotes. El seguimiento es continuar con los cortes consecutivos para formar una nueva copa. A este tipo de poda se recurre cuando el árbol se encuentra envejecido y como consecuencia, deformó su cabeza de crecimiento.

Poda en verde de la morera

Normalmente se hacen en verano, cuando la actividad se encuentra ralentizada por las altas temperaturas. Con esta, eliminamos los chupones o pequeños brotes, que no son aprovechables para nuestro árbol.

 Vídeo de  Cómo podar moreras

¡aquí te dejamos la guía  de cómo podar morera

¿Qué hacer con los restos de poda?

Es valioso que conozcamos que según la edad y fuerza del árbol, la poda dará como resultado numerosas ramas. Sin embargo, la madera joven no es óptima para utilizarse como leña pero si es posible crear compost a partir de ella, ¡si cuentas con un triturador de ramas, pon manos a la obra!

Valoración media / 5. Voto total:

No hay votos hasta ahora! Sea el primero en calificar este puesto.