Cómo podar los pepinos paso a paso

()

El pepino es una hortaliza de gran utilidad en la cocina y en la alimentación, pero también es muy estimada por sus propiedades medicinales. Normalmente, requieren suelos húmedos y muy bien abonados, así como también temperaturas altas para su óptimo crecimiento. En cuanto a la poda, resulta esencial para favorecer su crecimiento, su producción y rendimiento a lo largo de los años.

La poda de pepinos incluye básicamente dos tareas fundamentales: la poda de yemas y la poda de chupones. Por otro lado, existen tres tipos de podas para los pepinos, ellas son: podas de mantenimiento, podas de floración y podas de rejuvenecimiento.

como podar pepinos

¿Por qué podar los pepinos?

La poda de pepinos es necesaria debido a las siguientes razones:

  • Mantiene productiva la planta
  • Mejora notablemente la floración y el crecimiento de los frutos
  • Previene y aleja las plagas y enfermedades
  • Permite el aprovechamiento del pesticida debido a que la planta está aireada y bien expuesta
  • Favorece la recepción de aire y luz solar
  • Mejora el tamaño y calidad de los frutos
  • Optimiza el crecimiento de la planta
  • Facilita la labores de abono de la planta y el desmalezamiento
  • Favorece una adecuada distribución de los nutrientes a lo largo y ancho de la planta
  • Acelera la cosecha
  • Permite un mejor control de los cultivos

¿Con qué frecuencia se podan los pepinos?

Los pepinos se deben podar normalmente al comenzar la primavera. La razón de esto es porque durante esta época la planta no está tan activa y la pérdida de savia es menor, por lo que las heridas de la poda pueden sanar rápidamente. Como se trata de una planta que necesita altas temperaturas, se recomienda realizar la poda al inicio de la primavera o en otoño.

Cómo podar pepinos paso a paso

La poda correcta de los pepinos tiene tres modalidades: poda de limpieza, poda de floración y poda de rejuvenecimiento. Independientemente de las tres modalidades mencionadas, lo importante al podar los pepinos son la poda de yemas y la poda de chupones. Lo mejor de todo que en ambos tipos de podas, no requieres el uso de herramientas sofisticadas, basta con la fuerza de tus manos y con el uso de un buen par de guantes protectores (no olvides usar una escalera o andamio para llegar a la parte alta de la planta).

Si pretendes utilizar tijeras para podar, toma en cuenta que debes desinfectarla antes de usarlas y cuando pases de una planta a la otra. Finalmente, la poda de yemas previene el crecimiento poco uniforme de ramas auxiliares que pudieran restar energía y vigor a la planta. Y en el caso de la poda de chupones, es importante hacerla para evitar desequilibrios en la planta, producción de frutos de baja calidad y menor exposición a la luz solar.

Poda de limpieza del pepino

La poda de limpieza permite liberar a la planta de ramas innecesarias, favorecer el crecimiento de ramas nuevas y aumentar la iluminación y la ventilación de los tallos. Para hacer este tipo de poda, puedes proceder así:

  • Eliminaremos los chupones o brotes secundarios, con un corte cuidadoso, que permita la circulación de agua en el riego y evite así acumulación de líquidos que pudieran enfermar la planta.
  • Eliminaremos también los tallos secos, las hojas amarillentas y sin vida, donde pudiera alojarse hongos o parásitos.
  • Quitaremos las flores secas, porque se aprovechan de la luz y los nutrientes innecesariamente.
  • Cortaremos los tallos que estén cruzados o enredados que pudieran asfixiar la planta.
  • Finalmente, cortaremos los brotes que estén saliendo de la raíz y que pueden comprometer seriamente la estabilidad y vigor de la planta.

Poda de floración del pepino

La poda de floración se debe hacer una vez al año, normalmente a finales del invierno. Este tipo de poda favorece enormemente una mejor floración de la planta y, en un futuro, unos frutos de buen tamaño y excelente calidad. Para hacer este tipo de poda, puedes proceder así:

  • Eliminar primeramente los brotes que ya florecieron, esto garantizará la producción de flores nuevas en la siguiente temporada.
  • Quitar las flores secas y muertas ya que no aportan nada a la planta.
  • Aprovecha también para cortar esos tallos enredados que afean la planta y reducen la ventilación y exposición al sol.
  • Ten cuidado de no cortar los tallos que no han florecido, puedes matar la planta inmediatamente o hacer más lento su crecimiento.
  • Finalmente, la poda de floración se hace a finales de invierno.

Poda de rejuvenecimiento

La poda de rejuvenecimiento de los pepinos se justifica cuando la planta no está produciendo frutos de forma regular y su vigor ha decaído notablemente. Este tipo de poda puede ser de dos formas: la drástica (donde cortamos todo y dejamos solo un par de ramas sin hojas y parte del tronco principal) y la progresiva (donde cortamos más de la mitad de las hojas, dejando algunas ramas y el tronco principal). Esta poda en verdad rejuvenece la planta y le aporta mayor vigor y crecimiento, lo cual es muy conveniente hacerla una vez al año o cuando la planta empiece a mostrar las señalas de debilitamiento característico.

Finalmente, es importante considerar que por debajo de los 40 cm del tallo principal, resulta esencial podar todas las hojas y frutos, esto permite un óptimo crecimiento y una producción de calidad, además de conservar la planta por mucho tiempo.

Por otro lado, por encima de los 50 cm se debe dejar que los tallos que broten puedan crecer, incluyendo las dos hojas y el fruto, y solo despuntar cuando empiecen a aparecer los brotes de la segunda hoja.

Este último procedimiento lo repetiremos en la sección de la planta entre el metro y los dos metros de altura. La idea es no ahogar la planta, sino más bien ir despuntando de tal manera que la respiración, la nutrición y la iluminación de la planta sea eficiente.

Vídeo sobre cómo podar pepinos

Valoración media / 5. Voto total:

No hay votos hasta ahora! Sea el primero en calificar este puesto.